DIFERENCIA ENTRE AMARSE Y CREÉRSELO

Hoy en terapia con un paciente tuvimos una charla muy interesante, en donde coincidimos ambos y vale la pena compartirla con todos.
Muy simple y de sentido común, amarse es lo primero que debemos hacer, sincerarnos y para eso debemos ver donde yacen nuestros defectos y virtudes, pero esto requiere una gran sinceridad con nuestro espejo, amarse es desapegarse del EGO y soltar, siempre lo repito, sobre todo aceptarnos y aceptar a los demás como son. Porque querer cambiar al otro, es no reconocer primero que el error está en nosotros.
Todos tenemos defectos y virtudes, mas si empezamos a despegarnos de las rabias, los conflictos, los celos, falsas ilusiones, miedos, sobre todas las cosas… el miedo, miedo a las pérdidas, al futuro, a lo desconocido, a la muerte, a quedar sin trabajo, al divorcio,

La diferencia que hay es que, creérmelo y no trabajar primero lo anterior, seguiremos generando todo lo mencionado y encima, ni al espejo ya nos miraremos porque el EGO será tan grande que para qué lo vamos a mirar, si nos creemos todo.
Esa es la trampa entre amarse y creérselo. Aprender lo primero es hacernos conscientes de nosotros mismos, conocernos más y más.
El mejor ejemplo lo tenemos generalmente en las canciones de amor, las de mayor rating, siempre nos habla de:

“Sin ti no vivo”
“El daño que me hiciste”
“por ti me muero”
“desde que me abandonaste”
“no hay nadie como tu”
“Bla, Bla, Bla….”

Y así, estamos, el tema es sufrir, sufrir mucho, porque sino lo hacemos no nos sentimos vivos.  No señores no!!! Nadie se muere por nadie a no ser que sea rescatado por sí mismo o con una buena terapia, antes de caer en profunda depresión y los síntomas vibracionales van desde un mareo hasta un cáncer, según el caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 6 =