¿QUÉ SON LOS MANDATOS FAMILIARES?

Son los conflictos que nos desvían de nuestras personalidades, por deseos de los otros.
El Dr. Bach decía: “Existe un conflicto cuando nuestras personalidades, por deseos de otros, se desvían del camino trazado por el alma”.
Para explicarlo mejor: venimos al mundo como bebés, vírgenes de todo pensamiento y conductas, pero que a través de los años se van forjando según sea nuestra crianza.
Hay mandatos negativos y positivos, es muy normal la mayor parte sean negativos y se nos van imponiendo desde los 2 a los 6 años, esta edad, según me decía un psiquiatra y lo he comprobado en mis experiencias, se nos queda grabado todo lo negativo en el subconsciente, son condicionamientos a los cuáles no podemos cambiar, porque son mandatos como por ejemplo:

  • No sirves.
  • No te metas.
  • Pide perdón.
  • No hagas esto o aquéllo.
  • No saldrás por 15 días.
  • Arrodíllate.
  • Dios te va a castigar.
  • Si te portas mal viene el hombre de la bolsa.
  • No quiero ese chico/a para vos.

¿En qué derivan por decantación todos estos mandatos que vienen de nuestros padres y a la vez de sus ancestros? en sumisos, culposos, rebeldes, vengativos, enojosos y sobre todo, miedosos. Entonces allí es donde enterramos nuestro niño interno, nuestra intuición innata, para introducirnos en la sociedad y caminar al compás de la misma.
Pero también hay mandatos positivos, gracias a Dios, tanto porque hay padres nutritivos:

  • Tu puedes.
  • No te asustes.
  • No tengas miedo.
  • Dios te está dando una señal.
  • Te ayudo.
  • Estudia lo que desees.
  • Fijate bien quien escoges para ser feliz.

También hay mandatos positivos porque en algún momento de nuestra vida, nos hace un click y decimos esto no lo quiero más para mí. Qué debo hacer para cambiar, me hacen eco todas los errores que repito. Esos síntomas vibracionales pueden ser tan fuertes que pueden ya haber sido trasladados a una dolencia física; es muy necesario conocer los mandatos negativos, para así iniciar el camino a nuestro bienestar.
Es allí donde la terapia de Flores De Bach actúa, por éso sigo insistiendo que es una terapia, porque lograr tener una buena resonancia con el terapeuta, nos hace soltar, a veces sin proponernos, nuestros mandatos y luego con las esencias adecuadas, ayudan a un cambio más rápido, yo siempre digo que actúan como una suave lija que va limpiando el subconsciente hasta lograr moldearlo y darnos cuenta que la felicidad está dentro de nuestro niño interior.
Todos somos diamantes en bruto que debemos ir puliendo, porque no tenemos precio, sólo nosotros, muchas veces nos desvalorizamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ten − 1 =