Día del amor

San Valentín era médico romano que se hizo sacerdote y que, hacia el siglo III, ejercía en Roma. En donde gobernaba el emperador Claudio II, a quien desafiaba porque éste decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El pobre sacerdote, fue decapitado por orden de Claudio, llamado “El Gótico” hacia el año 270.
No en todos los países es el día de los enamorados, en algunos es el día de la amistad, el día del amor.
Pienso sinceramente que debería ser el “Día del amor”. Porque sino los que no tenemos ni novio, ni amantes, ni pareja, quedamos excluidos, viendo pasar las rosas para el otro lado, y deshojando margaritas…¿llegará, no llegará?, ¿habrá alguien que me ame?¡ jajaja!
Tenía un amigo del alma, Miguel, ya madurito, al que siempre recuerdo, que cuando le preguntaba si estaba enamorado, me contestaba:

  • Sí, por supuesto.
  • Eh! que bien Miguel, ya era hora y ¿¿de quien??.
  • De mí, sino me amo como puedo amar a una mujer.

El hecho es que él se resistía a casarse, decía que nunca lo haría y todos los años festejábamos el día del amor, hasta que un día, a sus cincuenta años vino una bella niña que lo enamoró, se casó y ya tiene hijos. Ahora mi amigo tiene su día de los enamorados.
Pero…

En nombre de todos aquellos que no tenemos pareja por tal o cual circunstancia, lo decreto “EL DÍA DEL AMOR”, besitos, espejo. Feliz día de San Valentín a todos los que tienen su amorcito y también a los que estamos sin cupido