Hazte cargo

Hola amigos, luego de mucha ausencia de nuevo estoy aquí y con muchas ganas de volver a escribir las cosas que vivo en la vida cotidiana y con mis pacientes en el consultorio
Esta frase es muy conocida, la pena es que no siempre la aplicamos bien.

Hace muchos años un terapeuta de Flores de Bach, me dijo que sino quería llevar siempre la carga de los problemas ajenos, debía empezar a decir esta frase, “Hazte cargo, es tu problema”; lo hice mucho tiempo y me dio un gran resultado, mis síntomas vibracionales antes, eran de mucho peso, culpas por no saber decir que no y otras cosas; los resultados fueron asombrosos, se me aligeraron los dolores de espalda, gastritis, cólicos intestinales y ese rumiar que tenía en la cabeza de vivir siempre por y para los demás. Pero luego, por esas vicisitudes de la vida reincidí y volví a cometer los mismos errores de antes.

Es por este motivo que puedo hablar mucho sobre este tema: es muy importante que cada uno se haga cargo de sus problemas y sus responsabilidades, sin tratar en enredar al otro, pero es más fácil victimizarse y a veces, ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro y allí vienen los problemas.
Si nos va bien, entonces nos hacemos cargo de todo, porque son nuestros éxitos de objetivos logrados y nos olvidamos que tal vez hubo otra persona que nos estaba sosteniendo para que éso suceda, esa persona que carga con la responsabilidad ajena, dejando de lado su vida, sus proyectos y sus propias ilusiones, que tanto cuesta volver a rehacer, a tal punto que muchas pierden su valorización ante la vida; pero se calla para no ofender, evitar discusiones.
Pero… Los síntoma vibracionales pueden ser muy fuertes, angustia, rabia de que no sea reconocido el esfuerzo que hizo por nosotros, tener una tortura interior por no poder hablar, por el miedo a lo que, encima, vayan a pensar.

Mientras nosotros no estamos ni enterados, seguimos caminando por la vida olvidando, de alguna manera si esa persona puede necesitarnos.

Lo que sucede es que si esa persona viene y nos dice sus sentimientos, lo miramos como diciendo. “Hazte cargo, es tu problema”, yo no te pedí que estuvieras en el momento que necesitaba a alguien que me apalancara. Y ¿saben qué?, tiene razón, porque esa persona que, hoy se siente abandonada, es la única responsable de haber tomado la decisión de correr a ayudar al otro, muchas veces por sentirse solo y con deseo de ser reconocido o valorado en algo.

Si te sientes identificado con esto y no lo puedes resolver una terapia vibracional con Flores de Bach, te servirán de gran ayuda para que aprendas la lección y puedas empezar a a decir “NO”.